ECONOMÍA

29.abr.2014 / 03:35 pm / Haga un comentario

El vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, instaló este lunes la jornada de la nueva ofensiva económica del Gobierno en el estado Monagas, que atiende todo el eje oriental, y resaltó que en los tres eventos de este despliegue, que abarca también reuniones en Aragua, para la zona central; y en Zulia, para el occidente, participan 1.689 empresas.

De este modo, resaltó el éxito de la convocatoria y “la tremenda acogida que ha tenido en el sector productivo nacional este llamado del presidente Nicolás Maduro a emprender en conjunto esta nueva ofensiva”.

Esta ofensiva económica, anunciada la semana pasada por el jefe de Estado, busca promover la producción nacional, el abastecimiento y los precios justos.

Ramírez destacó en la jornada de este lunes, en transmisión de Venezolana de Televisión, que la Revolución Bolivariana ha sido capaz de establecer un nuevo sistema económico y social “que sacó a Venezuela del abismo”.

Recordó de este modo la crisis económica y social que caracterizó al país en los años 80 y 90 del siglo pasado, colapso del sistema anterior, conocido como la Cuarta República, y que abarcó un sistema económico profundamente dependiente de Estados Unidos.

“La Revolución Bolivariana le ha dado viabilidad a nuestro desarrollo nacional y bases para su desarrollo independiente hacia el futuro”, sostuvo.

En ese sentido, destacó que un elemento fundamental para este logro fue el control del Estado sobre los recursos naturales del país. “Hoy somos profundamente independientes y soberanos en el manejo de nuestros recursos petroleros”, enfatizó.

“Eso significa que nuestra revolución rompió con la principal atadura de dependencia con la economía norteamericana y ha sido exitosa en captar la renta petrolera y poner esa inmensa riqueza que durante 100 años fue saqueada al pueblo, al servicio del desarrollo nacional”, subrayó Ramírez, también presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

En ese sentido, hoy el país ha acumulado, desde la derrota del sabotaje petrolero en 2002-2003, 477.000 millones de dólares en renta petrolera, “que de otra manera se hubiese ido del país”.

“Tenemos un sistema que ha abatido graves problemas: pobreza crítica, empleo informal, desocupación, exclusión social, exclusión en salud y educación, derrota al analfabetismo”, enumeró.

Ahora, teniendo un equilibrio en lo social, se plantea un nuevo reto, que está justamente plasmado en la ofensiva económica: cómo superar el modelo rentista petrolero, instalado por las trasnacionales, que es una deformación de las fuerzas productivas del país.

Esa nueva ofensiva apunta a darle soporte productivo al crecimiento de la nación, donde el pueblo hoy tiene altos niveles de consumo de elementos que en gran medida no se producen en el país.

Presión inflacionaria

Ramírez explicó que un fenómeno cíclico de la economía petrolera nacional es la inflación. “Nuestro país, por poseer una importante renta, permanentemente tiene una presión inflacionaria sobre su economía. No es verdad que porque tengamos problemas de inflación, cosa que nosotros reconocemos, nuestro modelo haya fracasado. No es cierto”, enfatizó.

Recordó que durante los últimos años anteriores a la Revolución, la inflación llegó a 106% en un año y promedió más de 50%. Este sistema logró estabilizar ese fenómeno en 24,5%. “Hoy día tenemos una situación coyuntural que vamos a resolver”, subrayó.

Del mismo modo, se refirió al desabastecimiento. “Como hecho cíclico, lo que demuestra es que nuestras fuerzas internas productivas no hemos sido capaces, por distintos problemas, de producir todos los alimentos que necesitamos”, explicó el Vicepresidente para el Área Económica.

Dijo que aunque ha aumentado la producción de alimentos en rubros importantes, aún no es suficiente. “Hace falta producir más”, acotó.

Por eso, la nueva ofensiva económica se concentra en la expansión de las fuerzas productivas, para lo cual están convocados todos los sectores: público, privado, pequeños y grandes.

Añadió que el país cuenta con todas las condiciones objetivas para lograr ese objetivo: desde el petróleo y los minerales, hasta el agua, la tierra y millones de venezolanos, antes excluidos de la educación y la salud, que están en el sistema de formación pública.

“Tenemos un plan profundamente nacional y revolucionario, que apunta al socialismo. Que nadie le tenga temor a esa palabra. Es socialismo con las características de nuestro sistema bolivariano, que por el manejo soberano que hacemos de nuestra renta petrolera, permita que el Estado tenga control de los elementos fundamentales de planificación de nuestra economía, pero que el sector privado nacional venga a hacer su naturaleza: producir, producir más y mejor”, expresó.

 

 AVN 28/04/2014 12:36
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.