ARTÍCULOS

13.dic.2013 / 09:52 am / Haga un comentario

 

Por José Miguel Vielma

 

Indiscutible que nuestro presidente Nicolás Maduro junto al pueblo venezolano son los ganadores de las elecciones del pasado domingo. La Revolución Bolivariana gana 76% de las 335 alcaldías en el país (se ganaron 255: 242 con el voto del PSUV, mas 13 con el triunfo de líderes comunales aliados) y más del 50% de las capitales de los estados. Por quinta vez consecutiva el pueblo venezolano con el voto popular le proporciona una derrota a la autodenominada MUD, cuyos principales voceros sostenían que estas elecciones tenían un significado de plebiscito. ¡Que recojan sus maletas!

En este triunfo no todo es color de rosa y el mismo debe llamarnos a todos a la reflexión, en aras de garantizar la permanencia del Estado comunal bolivariano. La Revolución pierde plazas en ciudades emblemáticas: Iribarren (Lara), Mérida, Táchira, Maracaibo, Barinas, y Valencia. Llama la atención que dos de los alcaldes electos de la oposición, Evelyn Trejo de Rosales (Maracaibo) y Michel Cocchiola (Valencia) han sido cuestionados públicamente por estar supuestamente incursos en irregularidades administrativas, la primera en su gestión como alcaldesa y el segundo por usura, en su condición de propietario de una conocida maderera del país.

El triunfo del 8-D debe convertirse en una oportunidad para que el Estado comunal incremente los planes orientados a desmantelar la dominación neoliberal e incursione en su propio campo de acción: impulso del plan de la patria, cambios vertiginosos y reformas en la gestión de políticas públicas que faciliten la hegemonía del poder de la Revolución; el incremento de la participación y fortalecimiento de las organizaciones sociales del Poder Popular; empleo de planes locales de alcance nacional, impulso de planes emergentes en áreas alimenticias, salud, educación, comunicación, cultura e información, particularmente en las redes sociales de las zonas de silencio.

vieljmjm@gmail.com
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.