ARTÍCULOS

12.jul.2013 / 09:15 am / Haga un comentario

“De esa manera, con intensidad revolucionaria, trabajamos sin tregua por el logro de la felicidad ‘para ésta y las futuras generaciones’, según reza el propio preámbulo de la Constitución. Es una batalla incesante”. expresa el autor.

 

images

 

En 1999 el pueblo de Venezuela se dio una nueva Constitución con el fin supremo de refundar la República.

¿Refundar la República? Suena bien, ¿verdad? Y eso es lo que estamos haciendo, no otra cosa.

Pero un fin supremo solo se logra con un esfuerzo supremo.

¿Quién dijo que era fácil?

De esa manera, con intensidad revolucionaria, trabajamos sin tregua por el logro de la felicidad “para ésta y las futuras generaciones”, según reza el propio preámbulo de la Constitución. Es una batalla incesante.

Así lo hizo el comandante Hugo Chávez. Así lo hace el presidente Nicolás Maduro. Así lo hacemos todos los que soñamos con una Patria mejor, que no la encontraremos en el espíritu de los centros comerciales, ni en la vida saborizada y predigerida que nos ofrecen los dioses del mercado.

Se trata de otra cosa ¿No es cierto? De algo más noble y trascendente que hace que la lucha de todo un pueblo valga la pena.

Pues la verdad es que esta generación debe comprender que para ella la felicidad va a estar, justamente, en la gloria íntima de haber encarnado la posibilidad histórica de ese esfuerzo supremo. Es una tarea maravillosa. ¡Tremenda!

Transformar el país. Reconstruir la Patria, por tanto tiempo maltratada. Derrotar la pobreza cambiando el injusto sistema que la genera. Eliminar la desigualdad estructural. Avanzar en la reafirmación de los valores profundamente humanos, consolidando una nueva forma de relacionarnos entre nosotros.

Es gobernar, pero también es algo más. Es solucionar problemas, pero también es algo más. Es cambiar el mundo para hacerlo mejor. Es cambiarnos a nosotros mismos. Es el instauración del Vivir Bien compartido y sin exclusiones. Es la libertad hecha pan nuestro de cada día para todas y todos. Es hacer triunfar para siempre el Amor. ¡Es la Revolución!

Por eso luchamos. Por esto estamos aquí, en pie contra el fascismo regresivo.

Pues para atrás, ni para coger impulso.

Esos señores que tanto daño hicieron a nuestro pueblo, no volverán. Y la única manera de impedirlo es impulsando con mucha más fuerza la Revolución, esto es, la construcción del socialismo bolivariano.

farrucosesto@gmail.com
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.